Producción

Siembra

Aquí comienza la historia de nuestro mezcal, para conseguir los mejores resultados, Simón selecciona las tierras más ricas y las deja listas para la siembra. Con sus poderosas manos, Pedro planta las crías de agave que más tarde serán la materia prima de nuestra peligrosa bebida.

 

Jima

Varios años después, cuando los agaves hayan alcanzado su madurez; Bartolomé, nuestro experto jimador, selecciona únicamente aquellos que prometen un profundo sabor.

Cocción

Entre seis y ocho años después, cuando los agaves hayan alcanzado su madurez, Tadeo, selecciona y cose únicamente aquellos que darán un suave sabor al mezcal.

 

Trituración

Es Tomás quien traslada las piñas cocidas a la molienda, lugar donde Felipe se encarga de triturarlas, hasta conseguir la consistencia adecuada.

 

Fermentación

Una vez trituradas, las piñas son depositadas por Mateo donde se formulará con agua y madera, allí son fermentadas por aproximadamente doce días.

 

Destilación

Santiago está a cargo de la destilación, un complejo proceso donde el agua y el alcohol del agave fermentado son separados utilizando altas temperaturas.

 

Maduración

Se coloca el mezcal destilado dentro de barricas de la más fina madera, es ahí donde confiere un aroma y sabor más consistentes.

 

Envasado

Al envasar, Judas deposita un poco de su alma en cada botella, sellándolas con un beso, creando así, la bebida más traicionera de todas.

 

Degustación

En la última cena todos degustan de esta ancestral bebida, sin saber que en la misma llevaba la traición de Judas.